Noticias
¿Cuál es la mejor empanada criolla?
¿La de Tucumán o la de Salta? ¿La cordobesa o la santiagueña?.
¿Cuál es la mejor empanada criolla?

Cada una tiene lo suyo, ese ingrediente distintivo que la hace única, le da un touch de pertenencia y genera intensas rivalidades según la región de origen. Por supuesto, hablamos de las empanadas de carne, por lejos las favoritas de los paladares argentinos.

Tucumanas

-Los tucumanos, por ejemplo, han hecho de la empanada un emblema provincial que portan con orgullo. El relleno es simple: carne (de matambre) con un hervor previo, cortada a cuchillo –condición sine qua non–, un sofrito de cebolla y pimientos rojo y verde y antes del repulgue se le agrega huevo picado y cebolla de verdeo cruda. Para los que las quieren más picantonas se les agrega ají molido. También las hacen con el agregado de pasas de uva: Se añaden al picadillo de carne caliente, así se hidratan con el calorcito de la carne y quedan deliciosas, cuenta. Son reconocidas por ser las más jugosas.

Salta

-Salta, “la linda”, no se queda atrás en el duelo y se sacan chispas con sus vecinos norteños. Sus empanadas tienen un sello de identidad indiscutible: la papa. Cortada en cubitos que se agregan casi al final de la cocción para que ésta no se deshaga y al hincar el diente se sientan los tropezones de la verdura. El agregado o no de las pasas de uvas está en discusión. Como secretito el porqué de lo tiernas de las salteñas: la carne. El corte elegido es la colita de cuadril, y eso hace que no sean secas y queden bien suaves.

San Juan

-Las que llevan más cebolla son las de San Juan. Jugosísimas y encebolladas. La base del relleno son cebollones, que se cocinan con carne –no muy magra- y especias como ají molido, pimentón y orégano.

Córdoba

-Las cordobesas tienen su propia “tonada”: son las más dulces de todas. Al relleno de carne picada, pasas y huevo, se le agregan algunas cucharaditas de azúcar e incluso hay quienes espolvorean las piezas antes de hornearlas, para darles una costrita dulce acaramelada. Son crujientes y muy sabrosas, aunque su dulzor puede generar una sorpresa en los que no sean amantes de lo agridulce.