Noticias
El Barrio Chino, un lugar para conocer
El Bario Chino, ubicado en el barrio de Belgrano, se ha convertido en uno de los polos turísticos de la Ciudad por su variada oferta de comercios y restaurantes de origen oriental.
El Barrio Chino, un lugar para conocer

Desde su arco de acceso, ubicado en Juramento y Arribeños, se multiplican a ambos lados de la calle las tiendas y supermercados de productos alimenticios asiáticos, objetos de decoración y locales de manga y animé (historietas y dibujos animados japoneses).

En el barrio, surgido durante la década de 1980 con el establecimiento de familias de inmigrantes orientales (principalmente de Taiwán), se puede comer en restaurantes de cocina asiática o también en locales a la calle.

Todos estos comercios, abiertos durante toda la semana, se llenan de visitantes los sábados y domingos, así como durante el tradicional festejo del Año Nuevo chino (entre fines de enero y principios de febrero), en el que se realiza el baile del Dragón por las calles del barrio, con numerosos espectáculos musicales.

El edificio de Montañeses 2175 alberga el templo budista Chong Kuan que, más allá de las creencias religiosas, vale la pena conocer. Eso sí, para entrar es necesario descalzarse, como indican las costumbres, cuestión de dejar fuera toda la suciedad imperante en el mundo.

Por su tamaño y brillo impacta la imagen central del Buda, en el fondo del templo. Lo llaman Sakyamuni, que significa el más inteligente de la casta Sakya . Es el Buda fundador. Y en ambos extremos están las imágenes de los Bodhisattva. Es decir, seres iluminados.

Buena parte de esta comunidad asiática tiene sus negocios. Allí el visitante se encuentra con restaurantes, supermercados, tiendas de videos, venta de artículos de bazar, casas de medicina oriental, etc. Es un paseo que vale la pena hacer si se quiere ver algo diferente. Arribeños entre Juramento y Olazábal, barrio de Belgrano.

Curiosidades
El arco de ingreso al Barrio Chino, elaborado en cemento y piedra, fue traído desarmado de China para ser ensamblado en el acceso de la calle Arribeños. Mide 11 metros de altura, tiene tres niveles de tejas y los extremos de los techos adornados con dragones; cada columna termina con un león de piedra tallado en la base.